El aeropuerto de Reus aprende de los errores del pasado

En 2017 se volverá a superar el millón de pasajeros, con trece compañías operando y la aparición de nuevos mercados que alargan la temporada

La aparición de mercados del Este permiten alargar la temporada. FOTO: CEDIDA.
Roberto Villarreal / Reus

Diversificación de operadores y desestacionalización. Son las dos líneas de trabajo que desde hace cinco años se siguen para impulsar el aeropuerto de Reus. El Consorcio de Promoción ha conseguido que seis nuevas compañías se fijen este año en la Costa Daurada, en un flujo de pasajeros que aspira a dejar atrás la híperdependencia de Ryanair. Por otra parte, aparecen nuevos mercados en la órbita del Este, como el polaco, que permiten alargar dos meses -de mayo a octubre- la temporada.

El aeropuerto de Reus superará este 2017 la frontera del millón de pasajeros, como en sus mejores tiempos, cuando se convirtió en base operativa de Ryanair, si bien la actual reactivación posee mucho más valor porque rompe la histórica dependencia de la compañía irlandesa. A dia de hoy, Ryanair opera sólo el 34% de los vuelos, frente a casi el 65% de 2013.

Tras una importante caída en 2015, el pasado año se registraron alrededor de 818.000 viajeros, lo que supone que un crecimiento superior al 25%: si nada se tuerce, la previsión global de incremento de la actividad está en el 30%.

En 2017 se volverá a superar el millón de pasajeros, con trece compañías operando -seis de las cuales nuevas- y sólo un 34% de vuelos de Ryanair

Lo más interesante es que en meses como abril, aunque se partía de un registro muy bajo, el crecimiento superó el 50%; en octubre, otro mes históricamente fuera de la temporada alta, también se espera un aumento superior al 30%. "Hemos conseguido alargar de abril a octubre, en vez del periodo tradicional de mayo a septiembre; esa desestacionalización posee un enorme valor», subraya Martí Carnicer, presidente del Patronato de Turismo de la Diputación, gestor de la marca Costa Daurada.

La meteórica ascensión de Jet2, que en seis ejercicios alcanza ya una cuota del 21%, supone una magnífica tendencia para lograr la deseada diversificación en Reus y de este modo evitar posiciones de fuerza, cuasi monopolísticas, como la que disfrutó Ryanair hace un lustro. TUI ha caído ligeramente -del 30% de 2015 al 23% actual- y Thomas Cook se ha mantenido en cifras cercanas al 12%. Estas cuatro compañías absorben el 90% del tráfico de pasajeros en el aeropuerto, aunque la buena noticia está en la cantidad de nuevas aerolíneas de 2017: Transavia (que vuelve a operar en Reus), Pobeda Airlines, Stobart Air, Sunway Travel, Rainbow Tours y Barrhead Travel se estrenan en este 2017.

En 2013, la dependencia de Ryanair era todavía muy alta: el 65% de los vuelos

Seis de las 13 compañías que vuelan en el aeropuerto de Reus son nuevas. Además de las cuatro grandes, permanecen en Reus Coral Travel, Sundio Group y Thomas Cook Belgium. El Consorcio de Promoción del aeropuerto ha trabajado para conseguir nuevas conexiones, sobre un total de 29 en temporada alta, con Amsterdam, Katowice, Moscú, Londres -Southend y Stansted-, East Midlands, Birminghan, Dublín y Glasgow. "Nos hemos abierto a un mercado muy interesante como el polaco", explica Carnicer.

Seis nuevas compañías operan en el aeropuerto de Reus.

Continúan las mejoras de la infraestructura

En este contexto positivo, el próximo viernes finaliza el plazo del concurso público para los candidatos a gestionar el servicio de mantenimiento y conservación de las instalaciones y edificios del aeropuerto. La licitación asciende a 200.000 euros. Por otra parte, está en fase de redacción un proyecto integral de 1,1 millones de euros para la mejora del control de vigilancia en la terminal principal.

Como aspecto más negativo, un año más con la llegada de la temporada alta el sindicato UGT ha vuelto a denunciar la falta de personal. Según su visión, el aeropuerto de Reus opera por debajo de los mínimos de seguridad exigidos por el Ministerio de Fomento en materia de coordinación, control de sistemas, señalización y balizamiento. Aena, gestor de los aeropuertos de titularidad estatal, ha vuelto a desmentir esta información.