Hard Rock enseña sus cartas el próximo lunes

Las características del proyecto de la empresa estadounidense para el CRT se conocerán el próximo lunes; a partir de ahí, los trámites se acelerarán y las obras podrían empezar antes de fin de año

La mesa de valoración del CRT analizará el proyecto presentado por Hard Rock International.
Roberto Villarreal / Tarragona

El gigante estadounidense Hard Rock mostrará sus planes en la Costa Daurada en los próximos días: las fases del megaproyecto, por qué edificios comenzarán, empleos directos en la construcción... y si mantienen la inversión anunciada de 2.500 millones de dólares. Por el momento anuncian una estrecha colaboración con el Govern para impulsar lo que desde Orlando (Florida), sede central de Hard Rock International, se describe como "un centro único de ocio y entretenimiento de clase mundial que traerá miles de puestos de trabajo, una importante inversión extranjera y millones de euros en nuevos ingresos".

El próximo lunes, 10 de julio, la Generalitat dará a conocer los detalles de la propuesta urbanística y económico-financiera del futuro megacomplejo de ocio Hard Rock Costa Daurada, lo que en su día se bautizó como Bcn World. Los últimos acontecimientos han ahorrado trabajo, nervios y tensiones a la Administración catalana: ya no habrá que esperar a principios de septiembre -como preveía el calendario de adjudicación- para conocer el ganador del concurso de las licencias de casino, ya que la retirada de en la recta final de Melco Crown y Grup Perelada ha dejado en solitario a la multinacional estadounidense.

Por el momento no ha trascendido apenas información sobre lo que Hard Rock International (HRI) tiene en mente en las primeras fases del proyecto. En un breve comunicado tras conocer que se quedaba sola en esta carrera de fondo, la compañía con sede central en Orlando reiteró su voluntad de inyectar millones de euros y crear "miles de puestos de trabajo". En febrero del pasado año, en la única ocasión en que se ha hablado de dinero, HRI puso sobre la mesa la friolera de 2.500 millones de dólares para "un centro de entretenimiento de categoría mundial", aunque por entonces contaba con Melco como aliado. En unos días se sabrá si el nivel de inversión se puede mantener.

Lluís Salvadó, secretario de Hacienda de la Generalitat y presidente del consorcio del CRT (Centro Recrativo y Turístico) de Vila-seca y Salou, ha explicado que una vez que se confirme oficialmente el operador, HRI deberá proceder a la constitución de la sociedad como paso previo a la compra de los terrenos, -propiedad de La Caixa y valorados en más de 100 millones-, y a las primeras concreciones (infraestructuras, urbanización, edificación... con sus correspondientes planes especiales) del macroproyecto, que previsiblemente se ejecutará por fases.

Melco se decanta por Chipre

Hasta el momento ni Melco ni Grup Peralada han querido dar explicaciones sobre su decisión de no optar a la construcción de los futuros megaresorts bautizados como CTI (Centros Turísticos Integrados) en una lengua de 100 hectáreas, -la famosa 'banana'-, ubicada junto a los campos del golf de PortAventura World. Melco se ha limitado a hacer público esta semana que declinó presentarse porque ya está "en fase de preparación de otros proyectos" aunque calificó el CRT como una "fascinante oportunidad turística en Europa" donde no descarta "explorar oportunidades futuras" junto a la Generalitat y otras autoridades y socios locales.

Fuentes cercanas a las negociaciones confirman la buena sintonía entre Melco y Hard Rock International, que habría permitido llegar a un acuerdo mediante el cual ambos gigantes se repartirían el Mediterráneo por lo que a inversiones en casinos se refiere. Melco se quedaría con la inversión prevista en Chipre -a la que optaba en asociación con Hard Rock, pero que finalmente impulsará en solitario- y Hard Rock tendría el camino despejado en Salou. Un pacto de no agresión que podría llegar a un nivel avanzado con la incorporación, más adelante, de una y otra empresa en los proyectos del otro: Melco en el CRT y Hard Rock en Chipre. "En el fondo, les interesa mucho ser amigos, porque lo que se aportan mutuamente tiene un gran valor: su capacidad de captar mercados complementarios, como el chino o el occidental. Y esto siempre suma", dice una fuente cercana a la negociación.

El propio presidente del CRT avala implícitamente esta tesis de un acuerdo entre Melco y Hard Rock para repartirse los proyectos de Chipre y Tarragona, respectivamente. A juicio de Lluís Salvado, los perfiles de empresa encajan mejor de este modo: "Melco responde a las exigencias sociales de Chipre, mientras que los umbrales de responsabilidad social y modelo de negocio de Hard Rock son los que Cataluña quiere para el futuro".

Todo indica que la decisión de Melco de tirar la toalla tras cuatro años de retrasos y vaivenes políticos se conocía desde hace varias semanas y se dio por segura hace 10 días tras comunicar a la Bolsa de Hong Kong que frenaba la capitalización con más de 60 millones de dólares de la filial con la que ha operado hasta la fecha en Cataluña, Melco Property Development. El pasado día 15 de junio, ni Salvadó, ni Damià Calvet, ni los alcaldes de Vila-seca y Salou quisieron mencionar nombres de operadores, como siempre habían hecho, bajo la excusa de preservar la imparcialidad en la resolución del concurso.

165 millones para accesos y urbanización

En el caso del Grup Peralada, favorito en las apuestas por su condición de empresa 'de casa', la hipótesis sobre su retirada se liga a la falta de músculo financiero. Su socio, Genting Casinos UK, filial del grupo malayo, informó en un comunicado que abandonaba al no hallar una forma de participar "que cumpla las expectativas e intereses de la compañía". Algunas fuentes aseguran que en el trasfondo subyace el tira y afloja con los operadores por los gigantescos costes derivados de la construcción del complejo y que rondan los 165 millones de euros.

En su momento el Govern dejó bien claro que el Plan Director Urbanístico (PDU) contempla todos los servicios (energía, agua, saneamientos, conexiones y movilidad) que requieren los CTI y que serán incluidos en el precio de los terrenos: "Las compañías lo tienen asumido", subrayó Damià Calvet.

Con el fin de "acompasar el calendario del concurso de licencias con la tramitación de los primeros desarrollos urbanísticos", y dada su complejidad, el CRT -con competencias como Administración actuante- ha encargado a la Generalitat, a través de la experiencia del Incasòl, todas las tareas de gestión burocrática y administrativa del suelo. "Estamos avanzando y anticipando, de forma secuencializada, la tramitación todo lo posible", ha confirmado Lluís Salvadó.

La Administración catalana siempre ha defendido que todos los costes se repercuten sobre quien compra la parcela, por lo que la Administración no pone ni un euro. Sin embargo, la Generalitat ya comenzó a hablar de colaboración público-privada para abordar las infraestructuras de movilidad (accesos y viales) y parte de la urbanización. "Se deberá -avanza Calvet- ir concretando a partir de que conozcamos el proyecto".

Y a partir de ahora, ¿qué?

La Generalitat estima que todo el trámite administrativo puede estar finalizado en noviembre, por lo que las obras del nuevo complejo de Hard Rock podrían comenzar antes de final de año. El 10 de julio se abrirá el sobre con el proyecto constructivo y el plan económico. A partir de ahí, el Gobierno se ha marcado un plan de 45 días para adjudicar oficialmente la licencia, un trámite después del cual se cerrará la operación de venta de terrenos con CaixaBank y se completarán diversos trámites para que las máquinas puedan empezar los trabajos a finales de año.