El tamaño sí importa

La antigua Alsys duplica facturación un año después de integrarse en el Grupo Izertis

Joan Ramon Guillén, responsable de Izertis en Catalunya y Levante. FOTO: XAVI JURIO.
Dani Revenga / Reus

En un sector como el TIC, inmerso en un proceso de concentración, la empresa de Reus Alsys apostó a caballo ganador a mediados del año pasado, integrándose en el Grupo Izertis, una de las empresas con más proyección en el sector. En el que será su primer año entero dentro de este grupo, la que ahora es la delegación de Izertis en Catalunya y Levante doblará su facturación del año pasado. El secreto: el tamaño. Más servicios, más radio de influencia, más portfolio de clientes y más músculo financiero, un factor que les permite ser más competitivos a la hora de licitar y, también, obtener mejores contratos con los proveedores.

La dinámica de concentración en el sector TIC no se detiene. Por este motivo, Joan Ramon Guillén, uno de los impulsores de la antigua Alsys, no tuvo dudas cuando a mediados de 2016, después de una sólida trayectoria de 15 años en la zona de Tarragona, Alsys recibía una oferta de integración en el Grupo Izertis, una empresa en expansión con matriz en Gijón, delegaciones en Bilbao y Madrid y una importante penetración en mercados latinoaméricanos como Méjico, Colombia y Perú. Izertis buscaba un partner sólido -y también inquieto- para iniciar su expansión en la zona, y eso puso a Alsys en su punto de mira. "Era una opción muy buena para nosotros -explica Guillén-, porque teníamos muy buena sintonía con la dirección y el recorrido y estrategia de futuro de Izertis, nos parecieron una oferta muy atractiva".

MÚSCULO. La integración en un gran grupo mejora opciones en las licitaciones importantes y permite un mejor trato de los proveedores.

Los resultados la dan la razón, sólo un año después, con una previsión de cierre del 2017 que duplica la facturación de 2016. Guillén explica los motivos: "Se nos abren muchas más puertas, ya que podemos ir a licitaciones que antes estaban por encima de nuestras posibilidades". Un ejemplo sería el reciente contrato de 1,6 millones con el Hospital Parc Taulí de Sabadell, que tendrá un impacto muy importante en la cuenta de explotación de la empresa. Guillén está convencido que "la unión hace la fuerza" y detalla que la dinámica de concentración la fomentan incluso los grandes fabricantes como Microsoft o HP "porque el panorama estaba muy atomizado y la concentración les facilita el acceso a su mercado".

PUNTA DE LANZA. Con la fusión, la empresa de Reus pasó a ser la delegación de Izertis en Catalunya y Levante, donde el grupo está en expansión.

Al margen de ser más competitivos en los concursos, las empresas con más tamaño también consiguen "mejores condiciones con los proveedores, un radio de influencia más amplio y un catálogo de servicios más integral". En este sentido, Guillén explica que históricamente eran una empresa centrada en las infraestructuras y sistemas, pero que con la integración en Izertis han potenciado un abanico de servicios mucho más atractivo para sus clientes, "lo que supone un vector de crecimiento muy importante". Entre estos nuevos servicios destacan el diseño de software a medida, las aplicaciones y, sobre todo, una gran oferta de soluciones para facilitar la transformación digital de las empresas. Guillén subraya que "este último nivel es la joya de la corona, con Izertis apostamos decididamente por este segmento de negocio".

AMBICIÓN. Quieren adquirir más empresas para continuar ganando músculo y llegar a multiplicar por cinco la facturación en 2020.

Para hacer frente a esta transformación cuantitativa y cualitativa, la delegación de Izertis en Reus ha pasado de 30 a 60 trabajadores en un año, que serán 20 más cuando se haga realidad una nueva 'software factory', prevista para el año que viene en las instalaciones de Reus. Guillén explica que "con la fusión hemos podido recortar en algunos departamentos para no duplicar estructuras, pero hemos tenido que buscar nuevos perfiles, que no son fáciles de encontrar en el territorio, ya que lo que hay por aquí es muy estándar y nosotros trabajamos en campos muy específicos que requieren competencias avanzadas", reflexiona.

Desde el Tecnoparc de Reus, la delegación catalana de Izertis prevé continuar su expansión por Catalunya, Valencia, Islas Baleares y Andorra con la vista puesta en algunos de sus sectores preferentes (sanidad, industria, internet de las cosas o e-commerce), pero sin renunciar a entrar en otros. La estrategia es la misma que les permitió integrarse en Izertis: la adquisición de nuevas empresas para continuar ganando músculo. En este sentido, Guillén explica que "ya tenemos varias propuestas en Barcelona, y una de ellas podría materializarse antes que termine el año".

Perfil propio

"Ahora se nos abren puertas a las que antes no podíamos ni llamar". Así resume Joan Ramon Guillen los beneficios de la integración de la antigua Alsys en el Grupo Izertis. Paradójicamente, en un sector como el TIC vinculado al conocimiento y la innovación, es difícil llevarse el gato al agua sin un determinado músculo empresarial. Gracias a la fuerza de Izertis, han duplicado facturación y plantilla, pero Guillén tiene claro que "la joya de la corona son los servicios avanzados de transformación digital que ahora podemos ofrecer, gracias a la apuesta por la innovación que tenemos muy clara en todo el grupo".