Un negocio con mucho volumen

La Colmena es una iniciativa pionera en Tarragona en locales de ensayo para grupos musicales

El salouense José María Gómez está al frente de La Colmena. FOTO: XAVI JURIO.
Javi Serrano / Tarragona

Los Beatles dieron sus primeros pasos en un garaje. Era los años sesenta del siglo pasado. La industria musical ha evolucionado mucho desde entonces. Se ha tenido que ha adaptar a la masificación de internet y ha dado nuevas herramientas a los grupos para que sean más competitivos. En urbes como Madrid o Barcelona, el negocio del alquiler de locales de en ensayo está plenamente instalado. En Tarragona es un modelo incipiente. José María Gómez abrió la empresa La Colmena el pasado noviembre en el polígono Riu Clar. Su primer cliente fue la banda Crim; ahora ya da servicio a 17 formaciones de toda la provincia.

"Había una necesidad de este tipo de locales en Tarragona. Los grupos que trabajan su música de manera profesional o semiprofesional necesitaban un espacio donde poder trabajar sin tener que preocuparse por nada más que crear su arte", asegura Gómez. Su espejo son los locales Ok Corral de Zaragoza, de los más potentes e innovadores de España. "Es un tipo de negocio novedoso en la provincia de Tarragona. Hay locales parecidos en la mayoría de ciudades grandes, pero nadie había apostado por hacerlo aquí. Al menos, a este nivel. En Barcelona o Madrid hay infraestructuras enormes de más de 100 locales con estudios de grabación, escuelas de música...pero aquí no existe tanta demanda. Quizá con el tiempo se cree esa necesidad", afirma.

VACÍO. La demanda existía y ya trabajan para 17 grupos

La Colmena dispone de 16 locales de ensayo de entre 16 y 23 metros cuadrados que alquila por meses. Doce ellos están alquilados en estos momentos -algunos son compartidos por dos grupos-. Las tarifas oscilan entre 280 y 340 euros. Y tiene otro que ofrece por horas, equipado con una batería, dos amplificadores de guitarra, un amplificador de bajo, equipo de voces y dos micrófonos. También sirven de estudio de grabación de maquetas.

"La inversión fue elevada. Lo más complicado de tener locales juntos es conseguir que el sonido no se cuele de uno a otro, al menos no a un volumen que resulte molesto. No se puede ensayar si oyes al de al lado como si estuviera en la misma habitación que tú. Eso requiere un estudio y trabajo previo. Y hacer que circule aire fresco en el box sin que salga el sonido también es más difícil de lo que parece", explica. Gómez considera que se trata de un sector "bastante estable".

ESPACIO PROFESIONAL. La insonorización ha supuesto una inversión importante

Eso sí, para que crezca en Tarragona al nivel de Barcelona o Madrid, los músicos requieren un empujón. "Necesitan tocar en público y el público ha de ver que si quiere oír música en directo han de pagar una entrada para que puedan contratarlos. Sea del tipo que sea, la música en directo no deberíamos perderla y la hemos de proteger entre todos". La industria musical está en efervescencia, ofrece oportunidades. Y Gómez trata de hacerse un hueco en ella.

Es la primera vez que monta su propio negocio, y lo ha hecho en un periodo complejo económicamente."Ser emprendedor es difícil, más que una oportunidad es más una necesidad de crearte tu propio puesto de trabajo. Y no es nada fácil, necesitas muchísimo dinero, mucho más de lo que piensas al principio, y has de tener un apoyo detrás. Yo he tenido el de mi familia, sin ella hubiese sido imposible este proyecto", dice.

DIVERSIFICACIÓN. La organización de eventos rentabilizará instalaciones

Las posibilidades de crecimiento en este campo existen. Señal de ello es que La Colmena ya contempla incorporar nuevos servicios, como el alquiler de instrumentos o poder comprar accesorios y recambios (cuerdas, púas, correas, pilas, etc) en los mismos locales. Sus previsiones a corto y medio plazo pasan también por abrirse a la organización de eventos, "siempre orientados a los músicos para que estén al día en su profesión o hobby. La intención es que, además de ser el sitio donde tienen su local de ensayo, sea el centro de su universo musical y lo tengan todo en el mismo edificio. Para eso, obviamente, necesitamos ir paso a paso, que la gente también lo entienda y lo quiera así. Creo que estamos en el buen camino, difícil y duro, pero el correcto", concluye.

Perfil

El salouense José María Gómez asegura que se lanzó a emprender "al ver la posibilidad de trabajar en algo me gusta de verdad. Me siento un privilegiado", afirma. Es músico y tiene su propio grupo. Por ello, conoce muy bien las necesidades de aquellos que se dedican a la música y La Colmena cuenta incluso son una zona de relax y servicio de luthier. Está abierta a formaciones de cualquier nivel y estilo. "Da igual si son profesionales, pretenden serlo o simplemente quieren tener un local de ensayo para pasarlo bien haciendo música", explica.