Costa Daurada, la ‘isla’ europea del imperio Hard Rock

En su catálogo de destinos no hay nada que se le parezca fuera del continente americano

El complejo de Hard Rock conocido como 'Hollywood', en Florida.
Roberto Villarreal / Tarragona

Aunque la vocación global de Hard Rock es innegable, y tiene en cartera la apertura de una quincena de hoteles en Estados Unidos, Brasil, Europa, Oriente Medio y Asia, su división de casinos se concentra exclusivamente en Norteamérica, con la excepción de Punta Cana, en la República Dominicana. El proyecto de Tarragona, por su envergadura y características, supone una singularidad dentro del conglomerado de HRI.

La fórmula Hard Rock, bajo el paraguas de una de las marcas más conocidas del mundo, ha conseguido un impresionante despliegue por todo el planeta. HRI (Hard Rock International) está presente en 75 países a través de sus famosos cafés (176, cinco de ellos en España), hoteles (24, con dos en España) y casinos (11), en una vertiginosa expansión en la última década que se asienta en un efectivo sistema de franquicias, aunque HRI también opera un alto porcentaje -aproximadamente la mitad- de sus negocios en propiedad.

El núcleo 'duro' de los casinos de Hard Rock se sitúa en el área de influencia de Florida (Hollywood, Tampa, Biloxi), aunque también tiene complejos en la zona centro (Tulsa) y en la órbita de la costa oeste (Las Vegas, Lake Tahoe, Vancouver). También se está reforzando en la costa este (Atlantic City) con varias aperturas previstas.

‘Seminole Gaming’

Hard Rock International fue adquirida hace diez años por la tribu de los semínolas de Florida en lo que se considera la primera operación financiera realizada por indios nativos americanos para adquirir una gran corporación. Pagaron casi 1.000 millones de dólares y, curiosamente, pudieron efectuar la compra gracias a las ganancias de Seminole Gaming, -la división de juego de la tribu-, en dos franquicias de HRI: Seminole Hard Rock Hotel & Casino de Holliwood (Florida, no confundir con la meca del cine en Los Ángeles) y Tampa.

El espectacular éxito de esos dos complejos permitió diseñar la operación, pues sus derechos de licencia suponían el 25% de las ganancias de HRI. Los semínolas decidieron redirigir todos esos millones de dólares hacia la compra de la compañía. Además de esas franquicias, su poderoso músculo financiero provenía de otros cinco casinos en esa área geográfica.

Precisamente los dos Hard Rock Hotel & Casino de Florida son lo más parecido a los CTI diseñados por la Generalitat: enormes espacios verdes con hoteles de unas 500 habitaciones, espacios para el juego, grandes superficies de restauración con una potente oferta gastronómica y una selecta galería comercial que, en el caso de la Costa Daurada, gestionará Value Retail. Como sello propio de la marca no puede faltar un escenario para grandes espectáculos. A modo de ejemplo, en el de Hollywood caben 5.500 personas.