Cronología de un proyecto mutante (y menguante)

Cinco años para dar luz verde política a una inversión controvertida

1. Artur Mas y Enrique Bañuelos en la presentación del proyecto. 2. Veremonte trae a Tarragona los primeros inversores. 3. Acuerdo CiU - PSC para desencallar el proyecto en el Parlament. 4. El vicepresidente Junqueras redimensiona el proyecto.
Dani Revenga / Salou - Vila-seca

Desde su presentación a bombo y platillo en 2012, el proyecto ha sufrido cambios de liderazgo empresarial y diversas redefiniciones producto de la controversia política generada, una agonía de aplazamientos en la que también haninfluído la inestabilidad política de los últimos años. 

Septiembre de 2012. La Generalitat presenta BCN World como alternativa después de perder la carrera con Madrid por Eurovegas, que finalmente tampoco prosperó. Veremonte y Enrique Bañuelos lideran un proyecto por el que el gobierno de Artur Mas apuesta ciegamente.

Mayo de 2013. Veremonte se presenta en Tarragona con los tres primeros operadores: Melco (casinos), Melià (hoteles) y Value Retail (zona comercial). Las dimensiones del proyecto son faraónicas: 4.500 millones de inversión, 6 resorts con más de 10.000 habitaciones, 30.000 puestos de trabajo...

Mayo de 2014. Después de meses de estancamiento y debate político, CiU i PSC pactan en el Parlament para rebajar la fiscalidad del juego del 55% al 10%, una de las condiciones que exigían Veremonte y sus socios para impulsar el nuevo complejo.

Diciembre de 2014. Veremonte abandona el proyecto porque se niega a comprar a CaixaBank los terrenos por 377 millones de euros antes de que el plan director urbanístico fije las características del proyecto. Incasol se hace con la tutela del suelo hasta que los nuevos operadores entren en juego.

Junio de 2016. Después de meses de incertidumbre en los que el proyecto se convirtió en moneda de cambio entre Junts pel Sí y la CUP y todo presagiaba que terminaría en vía muerta, Oriol Junqueras avala su continuidad con un importante redimensionamiento a la baja: uno o dos casinos como máximo.

Diciembre de 2016. Se aprueba definitivamente el PDU con las rebajas anunciadas por Junqueras. Los operadores precualificados (Hard Rock Café, Melco y Grup Peralada) tienen 3 meses para presentar sus proyectos.

Marzo de 2017. La Generalitat alarga 3 meses más el plazo para presentar los proyectos. Hay rumores de que uno o más operadores se han enfriado por la lentitud en los plazos o el redimensionamiento a la baja del proyecto.

Junio de 2017. Finalmente, sólo Hard Rock Café presenta candidatura a impulsar el CRT. Melco apuesta por un casino de Chipre y Grup Peralada se queda sin músculo financiero después del abandono de su socio malasio, Genting.