Pleno técnico en agosto

La ocupación llega al 94% en el mes estrella y el sector confía en cerrar el mejor año de su historia, superando los 19,7 millones de pernoctaciones de 2006

La Costa Daurada ha tenido un verano de récord.
Roberto Villarreal / Tarragona

A pesar del durísimo golpe sufrido el 17 de agosto, y a falta de cotejar los datos de la última quincena de agosto, los gestores de los alojamientos del centro de la Costa Daurada se muestran razonablemente satisfechos con los resultados obtenidos en los meses álgidos de la temporada alta, con ligeros aumentos de la ocupación y un 4% más en las cifras de pernoctaciones.

Los empresarios del sector turístico han minimizado el impacto de las cancelaciones tras los atentados, por lo que es de prever que, al menos en el corto plazo, la lacra del terrorismo no emborrone las buenas sensaciones que prometía este 2017. Salvo sorpresa, la Costa Daurada central puede batir el récord histórico de 2006 en el que se registraron 19,7 millones de pernoctaciones. Ya el año pasado casi 5,2 millones de turistas rozaron esa cifra con 19,6 millones.

En julio la ocupación global de hoteles, campings y apartamentos ya se situó en el 87,3%, dos puntos más que en el mismo mes del pasado año. Según datos facilitados por el Observatori del Parc Científic i Tecnològic de Turisme i Oci de Catalunya, el incremento de las pernoctaciones se ha producido a causa de un crecimiento del mercado nacional (5,76%), irlandés (23,7%), holandés (12,2%), alemán (31,4%), italiano (177%) y ruso (21,9%).

Los primeros datos de agosto confirman la buena tendencia con una ocupación conjunta del 92,9% (0,8 más que en 2016), prácticamente un pleno técnico. En la primera quincena de agosto el incremento de las pernoctaciones se cimentó en el mercado nacional (8,64% más), holandés (21,1%) y ruso (47,5%). La ocupación de los hoteles alcanzó el 95%, mientras que campings y apartamentos llegaron al 89%. "Creo que estaremos finalmente entre el 93 y el 94%, en un balance similar a los registros del año pasado", augura Francesc Xavier Roig, presidente de la Associació Holetera Salou-Cambrils-La Pineda. "Técnicamente es nuestro techo, porque quieras que no, mucha gente viene de martes a domingo, y el domingo siempre nos queda un poco colgado, lo que te impide llegar al 100%", analiza.

Fidelizar, ahora más que nunca

Con la duda de cómo afectará a medio y largo plazo la imagen de riesgo terrorista proyectada a nivel internacional, los empresarios tienen muy claro que deben continuar concentrando todos sus esfuerzos en cumplir las expectativas de los turistas para que repitan. Según los datos de la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Tarragona (FEHT), "actualmente un 65% de los que nos visitan, vuelven, lo que significa un índice muy alto"

Por otra parte, la psicosis generada en el norte de África va menguando poco a poco, por lo que también es previsible una progresiva recuperación de destinos inseguros: "Turquia o Túnez -vaticia Eduard Farriol, presidente de la FEHT- volverán a ser una competencia difícil y muy dura, que puede arrastrar a visitantes que podrían venir perfectamente a la Costa Daurada; estos destinos también ofrecen activos muy interesantes, por lo que tendremos que estar mejor preparados que nunca... Nuestra mejor baza es fidelizar al visitante, su confianza es nuestro mejor patrimonio y la confianza solo se consigue si dejas a tu cliente satisfecho".

Diversificación

Otra de las estrategias para aminorar la incertidumbre pasa por la diversificación. "Cuanto más repartamos, más tranquilos estaremos, porque si tenemos diez mercados con un 10%, cuando uno cae puedes repartir esas habitaciones en los otros... nos interesa mucho estar diversificados, por eso está bien incluso ofrecerles condiciones de precio inferiores para estimularlos; cuando el mercado británico empezó a bajar nos hizo daño porque era muy importante para nosotros, lo mismo con los rusos en 2014, tenemos que poner las bases para que esto no vuelva a pasar", explica Roig.

El apartado 'otros mercados' era hace unos años del 3%, mientras que ahora alcanza el 9%. "En este 9% pueden estar -razona Roig- los mercados de futuro que nos permitan hacer buenos resultados en los próximos años: si nos tiene que salir otra Irlanda (8%) está aquí dentro, con países del Este de Europa -algunos de los cuales dentro de la UE- que tienen un gran potencial como Polonia, Chequia, Serbia o Eslovaquia". Mención aparte merece Alemania, un país de 80 millones que "tenemos que recuperar... ahora son un 2%, y tenemos que conseguir que llegue al 6%". "Hay touroperadores interesados, incluso la posibilidad de vuelos a Reus... tendremos que adaptarnos y tener personal que hable alemán, como también hicimos con los rusos".