2020, año clave en el despegue del turismo deportivo

Las perspectivas son óptimas para Tarragona por clima e instalaciones, aunque la oferta de alojamiento todavía es pobre en temporada baja

Uns ciclistes pel passeig marítim de Cambrils. FOTO: XAVI JURIO.
Roberto Villarreal / Tarragona

La Agencia Catalana de Turismo (ACT) ha declarado 2020 Año del Turismo Deportivo, en coincidencia con los Juegos Olímpicos de Tokio y con el horizonte de la candidatura olímpica Pirineos Barcelona 2030. Según explica el director general de Turismo de la Generalitat, Octavi Bono, "se trata de una magnífica oportunidad para posicionar Cataluña, y por supuesto Tarragona, como referente internacional". 

La apuesta del Govern de la Generalitat no es casual. En 2017 España atrajó a más de 10 millones de turistas ligados a la actividad deportiva, que generaron ingresos del orden de los 14.000 millones de euros. Un estudio de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) indica que el turismo deportivo ha crecido por encima del 40% en la última década. Y precisamente Cataluña, -junto a Canarias, Andalucía y la Comunidad Valenciana- se perfilan como las zonas con más potencial para convertirse en polos deportivos que generen empleo de calidad. "Las instalaciones e infraestructuras, el clima y la calidad más que contrastada de la oferta turística son factores de peso para conseguir un buen posicionamiento", reflexiona Octavi Bono, ex gerente del Patronat de Turisme de la Diputació de Tarragona antes de asumir sus nuevas responsabilidades en Barcelona.

El Año del Turismo Deportivo da continuidad a los otros años temáticos realizados los últimos seis años: Año del Turismo Cultural (2018-2019), Año del Turismo Sostenible (2017), Año de la Gastronomía (2016), Año del Turismo de Interior y de Montaña (2015) y Año del Turismo Familiar (2014). Con un presupuesto de dos millones de euros y con Ricky Rubio y Ona Carbonell como caras visibles, la ACT ha presentado medio centenar de acciones promocionales, entre las que tendrán gran protagonismo las dedicadas a deporte adaptado y femenino. También se estimula la comercialización de estancias de entrenamiento y multitud de eventos deportivos.

El Año del Turismo Deportivo en Cataluña invierte dos millones de euros en medio centenar de acciones promocionales en este segmento

La buena tarea realizada en la Costa Daurada en los últimos años no ha pasado desapercibida en los foros especializados. El grupo de investigación en Nuevas Perspectivas de Turismo y Ocio de la UOC la considera un ejemplo a seguir, en especial por su exitosa fórmula de organizar campeonatos infantiles y juveniles de distintos deportes en Semana Santa para incrementar la ocupación en los establecimientos hoteleros.

Objetivo: temporada baja

El turismo deportivo se postula como factor clave para desestacionalizar la llegada de turistas. Fútbol, ciclismo y golf, como motores principales, junto a otras disciplinas tan diversas como baloncesto, triatlón, vela o bailes de salón han conseguido consolidar en los últimos tres años una masa crítica que supera los 20.000 deportistas en la Costa Daurada central. El Rally de Catalunya RACC es otro de los referentes para captar este tipo de público, en este caso más como reclamo de aficionados que disfrutan con la habilidad de los pilotos.

Con la cifra de pernoctaciones estabilizada en torno a los 20 millones anuales, Eduard Farriol, presidente de la Federación Empresarial de Hostelería y Turismo de la Provincia de Tarragona (FEHT) estima que el mayor reto reside en la temporada baja: "Si tenemos que crecer, debe ser en periodos 'valle' para trabajar segmentos como son el turismo deportivo, el sénior o el juvenil". "A día de hoy el objetivo es alargar la temporada actual de 6 ó 7 meses hasta los 8 ó 9".

Además de los stages de equipos amateurs y profesionales, destacan iniciativas como el 'Mundialito', el mayor el torneo de fútbol amateur de niños del mundo -con 25 ediciones-, que se celebra en Cambrils desde el año 2016 y que cuenta con más de 5.000 participantes de las mejores canteras de clubes del mundo. La Mare Nostrum Cup y la Costa Daurada Cup son también torneos internacionales que cuentan con un total de más de 370 equipos participantes provenientes de países como Finlandia, Suecia, Kenia, Estados Unidos o Australia, entre otros. La evolución de las tendencias es constante, y los operadores ya se han fijado incluso en el universo de los e-sports, cada vez más profesionalizados.

La competencia es muy dura tanto en España (Oliva, Marbella, La Manga...) como en Europa, con Turquía y Croacia al 50% de precio

Delfí Vives, organizador del Mare Nostrum Ciutat de Reus en el Pavelló Olímpic -su ex socio Albert Viñas se encarga de la sección de fútbol-, el torneo infantil de baloncesto más grande de España, constata la imparable evolución de este subsector, "con un antes y un después de la inauguración del Complex Esportiu Futbol Salou, que supuso un salto de gigante gracias a la inversión del Grupo Blasi". Vives considera que se vive "una tendencia al alza que beneficia a todos porque es un turismo de familia, tranquilo... que además realiza excursiones de compras a Reus, se interesa por el Priorat o se acerca a Barcelona".

Servicios diferenciales

Tanto Vives como el resto de empresarios especializados en torneos y concentraciones deportivas confirman que la competencia es muy dura, tanto en España (Oliva, en Valencia; Marbella, en Málaga; o La Manga del Mar Menor, en Murcia...) como en el extranjero, con Turquía y Croacia "apretando con buenas instalaciones prácticamente al 50% de precio". Por ello, todos coinciden en la búsqueda de la excelencia, de "servicios diferenciales (dieta, fisioterapia, transporte, ocio...) milimetrados, que funcionan como un reloj". "Es como un restaurante muy bueno del que sales satisfecho aunque sea un poco más caro... al final repites porque vas a otros más baratos que no te terminan de convencer", analiza Josep Masip, especialista en eventos de fútbol sala, fútbol, baloncesto y tenis en el ámbito de la Costa Daurada.

Si la apertura del Complex Esportiu Futbol Salou significó un hito fundamental para el desarrollo de una oferta potente de turismo deportivo, la cercanía de PortAventura World, uno de los mejores resorts temáticos de Europa, también supone un argumento muy positivo, al igual que el aeropuerto y las buenas comunicaciones por carretera y ferrocarril. En cuanto a las sombras, "en invierno -razona Masip- hay escasas opciones de alojamiento, lo que supone que nos piden precios altos y nos dejan fuera de mercado; de Semana Santa a verano sí somos muy competitivos porque los hoteles quieren permanecer abiertos y dan facilidades".

Municipios como Salou, Cambrils o Reus se están poniendo las pilas para estar a la altura de las exigencias. "Cuando un cliente te pide presupuesto quiere agilidad, y por ejemplo en Tarragona todo es muy caótico... por el contrario, Reus Esport i Lleure es un ejemplo de buen funcionamiento", revela Masip. "Los políticos acostumbran a llenarse la boca con el auge del turismo deportivo, pero luego les cuesta dar facilidades y perdemos buenas oportunidades; no estamos pidiendo dinero, tan sólo que nos acompañe un entorno favorable... en ocasiones ser empresarios del territorio incluso nos perjudica", añade Delfí Vives.

Conocimiento e inteligencia de mercado

En este contexto, con la idea de analizar y mejorar el producto turístico, el Año del Turismo Deportivo impulsará las investigaciones sobre las tendencias de la demanda -se declaran prioritarios Benelux, Francia, Alemania, Reino Unido y países nórdicos, junto a mercados estratégicos como Estados Unidos, China y Japón-, e invitará a prescriptores internacionales para explicar el comportamiento de estos mercados. También está prevista una misión catalana a un destino español competidor para ver in situ sus métodos de trabajo. A finales de mayo, Lloret de Mar acogerá el Congreso Mundial de Turismo Deportivo, de la mano de la OMT (Organización Mundial del Turismo) para reflexionar sobre las situación de esta industria y sus necesidades.

Considerar el deporte como atractivo turístico supone un cambio de paradigma que requiere la alineación estratégica de los gestores deportivos y turísticos. "El territorio ya lleva tiempo ofreciendo productos bien estructurados y con una larga tradición como el golf o las actividades náuticas, y abre oportunidades para los destinos de interior creando propuestas vinculadas a los deportes de montaña en espacios como los parques naturales... esa diversificación de productos permite dar respuesta a un público cada vez más hipersegmentado que reclama nuevas experiencias y más variadas", reflexiona Sara Mestre desde el Laboratorio de Innovación e Inteligencia Turística (LABIIT) del Parc Científic i Tecnològic  (PCT) de Turisme i Oci de Catalunya, con sede en Vila-seca.

Cuatro sellos DTD en Tarragona

La Agencia Catalana de Turismo certifica con el sello de 'Destino de Turismo Deportivo' (DTD) a  los municipios de Cataluña que disponen de infraestructuras y servicios de alta calidad para la práctica del deporte. Se trata de un sello especializado dirigido a un segmento de la demanda muy concreto pero de alta calidad: deportistas de alta competición, turistas que centran las vacaciones en el deporte, turistas que practican la actividad deportiva durante el tiempo de ocio, o bien el público visitante aficionado a los grandes eventos deportivos. El sello DTD se empezó a implantar el año 2003. Desde entonces, el número de municipios certificados no ha dejado de crecer y hoy forman parte del selecto club L'Ametlla de Mar, Amposta, Banyoles-Pla de l'Estany, Blanes, Calella, Cambrils, Castelldefels, Castelló d'Empúries-Empuriabrava, Girona, La Seu d'Urgell, L'Hospitalet de Llobregat, Lloret de Mar, Salou, Santa Susanna, Sort y Vall d'Aran.