Covestro creció un 18,8% en 2017 y mantiene su tendencia de crecimiento y rentabilidad con un año récord

Los buenos resultados favorecerán las inversiones en los próximos años, como la anunciada nueva planta de fabricación de cloro en Tarragona, presupuestada en 200 millones

El centro de producción de Covestro en Tarragona, el más importante de la empresa en la Península Ibérica.
Redacció / Tarragona

El fabricante de materiales Covestro (antigua división química del Grupo Bayer, que tiene en su complejo de Tarragona el más importante de la Península Ibérica) registró un ejercicio excepcional en 2017, el segundo de su andadura en solitario. La elevada demanda de plásticos de alto rendimiento y unos márgenes considerablemente más altos fueron los factores que permitieron a Covestro aumentar las ventas del Grupo en un 18,8% respecto al ejercicio anterior, hasta los 14.100 millones de euros.

Esta cifra de ventas estuvo acompañada de un aumento del EBITDA del Grupo de un 70,6% hasta los 3.400 millones de euros con respecto al mismo periodo del ejercicio anterior. El resultado neto se incrementó en más del doble, pasando de 795 millones de euros hasta 2.000 millones de euros. A la vista de estos excelentes resultados, Covestro tiene previsto abonar a sus accionistas un dividendo de 2,20 euros por acción (frente a los 1,35 euros pagados el año anterior).

"Hemos registrado un impresionante resultado en 2017, superando con creces nuestros objetivos generales", señala Patrick Thomas, CEO de Covestro. "En comparación con el primer año como empresa independiente, claramente hemos vuelto a mejorar y hemos demostrado que nuestro éxito es sostenible. Esta evolución se explica por una razón sencilla: hemos logrado liberar aún más el potencial de Covestro. Ahora ocupamos una sólida posición desde la que aceleraremos más la creación de valor".

La sostenibilidad como factor de crecimiento

Para 2018, Covestro espera registrar un sólido crecimiento entre los principales sectores de clientes, incluidas las industrias de la automoción, la fabricación de muebles, la construcción, y la eléctrica y electrónica. Dentro de estos sectores, Covestro participa de forma especial en la tendencia social de una mayor sostenibilidad como factor de crecimiento. "Cada vez más, los clientes buscan en las industrias soluciones sostenibles, y eso es exactamente lo que ofrecemos. Ocupamos una posición especialmente buena para aprovechar el excepcional potencial de crecimiento de estos segmentos orientados al futuro", apunta Patrick Thomas. Además menciona áreas de crecimiento como la movilidad electrónica, la construcción eficiente en términos energéticos o las lámparas LED de bajo consumo.

En los próximos años, Covestro tiene previsto aumentar considerablemente sus inversiones para aprovechar al máximo el crecimiento esperado en las principales industrias de sus clientes. Dichas inversiones abarcan todos los segmentos y regiones, y se espera que superen el nivel de las depreciaciones. Entre ellas, la inversión para construir una planta de producción propia de cloro en Tarragona, con un presupuesto de 200 millones. Un cambrio radical de los planes de la compañía, que en 2016 tenía previsto cerrar su planta de MDI, una decisión que finalmente revocó por el cambio de tendencia del mercado de este producto.