Salarios por debajo del nivel de 2011

La pérdida de poder adquisitivo continúa lastrando la recuperación económica

Gráfico: Evolución de los salarios.
Roberto Villarreal / Tarragona

Según un estudio elaborado por la CEPTA, la recuperación económica no ha llegado, ni mucho menos, al poder adquisitivo de las familias. Aunque los últimos datos recogidos por la Agencia Tributaria corresponden a 2016, la tendencia es perfectamente aplicable a día de hoy. Los recortes salariales, la piedra angular sobre la que ha pivotado el crecimiento de la economía española, han llegado para quedarse.

El comportamiento de las percepciones salariales en la provincia de Tarragona continúa notablemente estancado. Los niveles alcanzados en el año 2016 todavía están por debajo de los máximos que se reflejan en 2010 y 2011. Precisamente la presión sobre a los salarios ha sido uno de los pilares esenciales para poder explicar la dinámica de ajuste interno que ha soportado el tejido productivo desde 2008. La contracción más fuerte de los salarios se materializó entre en los años 2011 y 2014, en coincidencia con el comportamiento más negativo del mercado de trabajo. La inflexión evidenciada al año 2014 y el progresivo crecimiento económico desde entonces no ha permitido, a estas alturas, recuperar a los niveles salariales de 2010 ó 2011.

Desde la frialdad de los datos queda en evidencia una pérdida efectiva de poder adquisitivo. "Hay que poner de manifiesto que en el periodo 2011-2016 aún no se manifiesta una recuperación perceptible de las retribuciones salariales, que sí crecieron perceptiblemente entre 2006 y 2011", explica el co-director del gabinete de Estudios de la CEPTA, Juan Gallardo. En ese periodo, las retribuciones crecieron en todas las provincias catalanas: Barcelona (15,59%), Girona (14,50), Lleida (13,70) y Tarragona (11,97).

Otra cuestión relevante es el peor comportamiento comparativo de los salarios en la demarcación de Tarragona con respecto a las demás provincias catalanas, lo que vuelve a evidenciar la debilidad relativa de su mercado de trabajo. Tarragona es la provincia en la que menos crecen los salarios entre 2006 y 2011 y la segunda en la que más caen (-0,80%) entre 2011 y 2016, sólo por detrás de Lleida (-0,87). La tendencia es más suave en Barcelona (0,25) y Girona (0,42).