85 millones para aspirar al liderazgo del turismo deportivo en el Catllar

El golf se consolida en la Costa Daurada como alternativa de valor añadido al sol y playa

El Golf Costa Daurada planea un ambicioso proyecto de remodelación. FOTO: CEDIDA.
Roberto Villarreal / Tarragona

El 'maná' del turismo deportivo ha desembarcado en la Costa Daurada y, a tenor de la envergadura de los proyectos que aglutina, parece que ha llegado para quedarse y crecer a un ritmo elevado. Más allá del esfuerzo de la familia Blasi en Salou-Cambrils en el despegue del Complex Esportiu Futbol Salou, -que ya es una realidad contrastada-, el segundo subsector que destaca es el vinculado al golf, donde se están ejecutando inversiones muy relevantes.

En el Catllar, después de años de cierta decadencia, Mas Maneguet, la empresa propietaria de más del 80% las casi 250 hectáreas que envuelven al Golf Costa Daurada, está apostando con ambición por un proyecto a medio y largo plazo en el que vislumbran gran potencial. Como primer paso de la nueva etapa, la compañía -después de adquirir las instalaciones-  ha invertido cerca de dos millones de euros en un complejo multideporte con pitch&putt, tenis y pádel, además de la remodelación del campo de golf.

En los próximos meses, Jaume Miquel Voltes, presidente de Mas Maneguet, se volcará en la consolidación de toda el área deportiva con un nuevo gimnasio y piscina bajo los estándares de DIR. La idea es crear un resort de gran valor añadido, con el deporte por bandera, como reclamo para los compradores de una nueva urbanización de 236 viviendas cuyas obras deberán comenzar a finales de año una vez solventados los últimos flecos urbanísticos.

La inversión incluye un gimnasio y una piscina de la cadena DIR

El Plan Parcial (conocido como Mas d'en Sorder o PP43) comprende un ámbito de 45 hectáreas, 15 de ellas afectadas por la zona edificable para 222 pisos y 14 chalets de lujo. En la primera fase, ya a la venta, se construirán nueve bloques de seis pisos perfectamente integrados en el bosque. Mas Maneguet trabaja ya en los trámites para enterrar toda la línea de alta tensión que atraviesa en campo. La inversión global estimada en toda la zona deportiva, la promoción urbanística y el futuro hotel de Mas d'en Sorder alcanza los 85 millones de euros.

Joan Monzó, director de golf del nuevo complejo -bautizado Golf Costa Daurada Tarragona Sports Center-subraya el atractivo de "unas instalaciones de última generación en un entorno absolutamente privilegiado" como referencia para el golf local, estatal e internacional. "La reciente apertura del pitch&putt nos permite acercarnos a todos los jugadores extranjeros y nacionales que visitan la Costa Daurada a lo largo del año".

Hotel de lujo en Mas d'en Sorder

La última fase prevista en el complejo de Tarragona y El Catllar, al sur del campo de golf, prevé la adaptación de Mas d'en Sorder, una antigua masía de alto valor arquitectónico que está cerrada y que, como primer paso, probablemente requiera tareas de consolidación de la estructura. A largo plazo, ante el estancamiento del proyecto de Ca l'Ardiaca, se podría convertir el primer cinco estrellas de la ciudad.

El proyecto contempla que en la antigua masía se ubiquen la recepción y el restaurante, y las habitaciones en las estancias anexas. En la restauración se preservará la cúpula modernista y contará con un spa. La zona hotelera ocupará un máximo de 8.000 metros cuadrados de techo, con una rehabilitación guiada por los servicios de Patrimoni Cultural de la Generalitat de Catalunya y el Ayuntamiento de Tarragona, dado que es Bien de Interés Cultural Nacional y también Local. Tras la restauración, los promotores piensan en un operador de primer nivel para la gestión del negocio, dirigido esencialmente a las estancias para jugar al golf.

Objetivo: temporada baja

El turismo deportivo se ha revelado como un factor clave para desestacionalizar la llegada de turistas a la Costa Daurada. Fútbol, ciclismo y golf, como motores principales, junto a otras disciplinas tan diversas como el baloncesto, el triatlón o los bailes de salón ha logrado superar ampliamente la barrera de los 20.000 deportistas sólo durante la pasada Semana Santa en la Costa Daurada central. El Rally de Catalunya RACC es otro de los eventos de referencia para captar este tipo de público. Después de un año 2018 donde el sector turístico de la Costa Daurada consolidó unos buenos resultados con 20,1 millones de pernoctaciones y ya pasado el récord histórico de 2017 -más de 20,6 millones de pernoctaciones-, este año, el sector prevé una "buena temporada en que se mantengan los datos de pernoctaciones del año pasado". Eduard Farriol, presidente de la Federación Empresarial de Hostelería y Turismo de la Provincia de Tarragona (FEHT) estima que "deberíamos estabilizarnos entre los 19,5 y los 20 millones de pernoctaciones, es una buena cifra. A partir de ahí, si tenemos que crecer, debe ser en periodos de temporada baja con el reto de captar segmentos como son el turismo deportivo, el sénior o el juvenil. El objetivo es alargar la temporada actual de 6 ó 7 meses hasta los 8 ó 9".