Encuentros en la Primera Fase

La Asociación Empresarial de Hostelería de Tarragona (AEHT) calcula a modo orientativo que tan sólo un 20% de los negocios han podido abrir sus puertas

La primeras dos semanas de la Fase 1 están revitalizando el comercio.
D.Revenga/R.Villarreal / Tarragona

Los pequeños empresarios, en especial de la hostelería y comercio, han recibido la Fase 1 con la calculadora en la mano para saber si les sale rentable abrir sus negocios; mientras la gran empresa traza estrategias para reactivar el sector industrial con la misma receta que nos sacó de la anterior crisis: máxima competitividad para poder exportar.

La falta de ajuste a las necesidades de las pymes ya se ha dejado sentir en la desescalada. Pese a poder abrir desde la semana pasada, numerosos hosteleros y comerciantes han preferido mantener las persianas bajadas. Las calles de las principales localidades de Tarragona, -al cierre de esta edición, todavía la única provincia catalana en Fase 1 junto a las zonas del Alto Pirineo y Valle de Arán- han recuperado su vitalidad, pero sólo al ralentí. A modo de ejemplo, la Asociación Empresarial de Hostelería de Tarragona (AEHT) calcula a modo orientativo que tan sólo un 20% de los negocios han podido abrir sus puertas.

"Hay gente por la calle y los que abren están trabajando bien, pero sólo a los locales pequeños, -llevados por una persona o con ayuda de la familia-, les pueden salir los números; en cuanto tengas que levantar un par de ERTE del personal a jornada completa no compensa... con tan poco aforo comienzan los apuros, ya no para obtener un beneficio, sino para cuadrar las cuentas y no entrar en pérdidas", explica el presidente, Javier Escribano.

Por lo que respecta al comercio, se notan las ganas de salir a la calle y por primera vez en dos meses se registra movimiento de peatones en las áreas más céntricas, sin aglomeraciones, pero con mucha gente por la calle. En Reus, considerada la capital comercial del Camp de Tarragona, ya está operativo "prácticamente el 100%" del comercio local, según la Unió de Botiguers.

En los grandes municipios de la Costa Daurada central como Cambrils, Salou y La Pineda también comienza a despertar el bullicio de terrazas y restaurantes, aunque muy atenuado ya que el cierre de fronteras les priva de su público foráneo habitual. Hoteles, campings y alojamientos turísticos se mantienen inactivos en su gran mayoría.

'Plan Renove' para activar la gran industria

Por lo que respecta a la gran empresa localizada en Tarragona, el mensaje estratégico es volver a apostar por la industria para hacerla más competitiva y poder exportar. A modo de ejemplo, el presidente de Repsol, Antoni Brufau, pide "priorizar medidas económicas a corto plazo para salir cuanto antes de la crisis, siempre que sean compatibles con los objetivos de sostenibilidad a largo plazo como la descarbonización". 

En este sentido, las multinacionales de la química o el automóvil verían con buenos ojos un nuevo Plan Renove para el sector del automóvil "focalizado en las gamas que se fabrican en España", es decir, vehículos convencionales e híbridos. El consejero delegado, Josu Jon Imaz, cree que ese plan serviría para acompañar la lucha contra las emisiones y permitiría rejuvenecer un parque de automóviles que ya ha alcanzado una edad media de 12,6 años.

10 pautas para salvar el tejido empresarial

Oriol Amat, catedrático de Economía Financiera de la Pompeu Fabra, ha hecho pública su receta post Covid 19:

1. Evitar el rebrote analizando y aprendiendo de las mejores prácticas internacionales. 

2. Agilidad de los Gobiernos. En 2008, el BCE no actuó de manera contundente hasta 2012, A partir de ahí se inició la recuperación.

3. Subvenciones a fondo perdido del Gobierno español a pymes y autónomos, los más vulnerables. Es mejor este rescate durante unos meses que pagar subsidios durante años.

4. Vías de liquidez rápidas y eficientes. Los ICO bien gestionados pueden ser una buena herramienta.

5. Las grandes empresas aprovechan las ayudas de liquidez, ampliando capital si se puede, suprimiendo el pago de dividendo, aplazando inversiones y renegociando con acreedores.

6. Los empresarios deben proteger el resultado y el margen. Puede ayudar si se hacen variables determinados costes fijos: los ERTE pueden ser de ayuda para compensar la caída de actividad.

7. Renegociar con proveedores los costes y plazos de pago velando por la relación a largo plazo. A veces para salvar a un proveedor en vez de alargar el plazo de pago convendrá adelantarlo

8. Aumentar ingresos a partir de nuevas necesidades que son grandes oportunidades.

9. Rediseñar el modelo de negocio para hacerlo más eficiente. Una de las opciones es aprovechar las ventajas de la digitalización para vender más online y fomentar el teletrabajo.

10. Cuidar y dar confianza a los activos estratégicos más importantes: las personas. Las crisis son una buena oportunidad para demostrar que se apuesta por el talento.