El auge del turismo deportivo

El sector turístico apuesta cada vez más por el turismo que atrae el ciclismo, el golf o el fútbol

El turismo deportivo no es estacional, viene todo el año. FOTO: IE.
Roberto Villarreal / Tarragona

El maná del turismo deportivo, -que hace tan solo unos años tan sólo se mencionaba como un nicho de mercado por conquistar-, comienza a sonar con fuerza entre los empresarios del sol y playa, convencidos por fin de que la oferta de experiencias es a día de hoy casi tan importante como el clima o la perfecta conservación de las condiciones naturales. Además de captar nuevos turistas, la mejor noticia es que sus viajes se prolongan durante todo el año, no sólo en verano. Es más, el buen tiempo habitual en Tarragona favorece los 'stages' deportivos invernales.

El ciclismo, el golf y el fútbol, por este orden conforman a día el podio de los deportes que atraen más turistas a Tarragona. Lógicamente, la náutica también está llamada a jugar un papel relevante, y el baile deportivo ya posee una cierta tradición en la Costa Daurada. A falta de los datos del Observatori del Parc Científic i Tecnològic de Turisme i Oci, la Federació d'Empresaris d'Hostaleria de la Província de Tarragona (FEHT) reitera cada vez que tiene ocasión el potencial de este subsector turístico. "Si lo sabemos cuidar nos puede dar muchas alegrías", explican.

El fulgurante éxito de la apuesta por el turismo deportivo en Tarragona va ligado a un nombre propio, el de la familia Blasi y su fuerte inversión en  el Complex Esportiu Fútbol Salou, pionero en su clase y sólo comparable en Cataluña a La Masía. Con un equipo propio de comercialización ajeno a los touroperadores, su idea de negocio se basa en diversificar el cliente, crear sinergias para el alojamiento y alargar la temporada gracias a la pasión de practicantes (aficionados o de élite) de fútbol, ciclismo, tenis, triathlon y otras especialidades deportivas.

La Federació d'Empresaris d'Hostaleria de la Província de Tarragona reitera cada vez que tiene ocasión el potencial de este subsector turístico

Lejos de adormilarse tras el éxito inicial, tras la aprobación por parte de la Comisión Territorial de Urbanismo, han comenzado las del Miniestadi que se prevé inaugurar en 2019. Contará con medidas reglamentarias FIFA, gradas cubiertas y capacidad para 1.000 personas, con el reto de acoger partidos de equipos profesionales y de selecciones nacionales, además de grandes eventos.

Además se han iniciado las obras de varias zonas específicas de entrenamiento y un campo de arena con medidas internacionales para la realización de entrenamientos y partidos de fútbol playa. Estos campos también se utilizan mucho para procesos de rehabilitación de jugadores que han sufrido alguna lesión. La primera fase del proyecto de ampliación se estrenó en junio con la presentación de un campo polivalente de rugby y fútbol, y dos campos de futbol once.

El Patronato de Turismo de la Diputación de Tarragona apuesta en su última campaña por el cicloturismo y por el turismo que atrae el golf

La directora técnica del Patronato de Turismo de la Diputación de Tarragona -gestor de la marca Costa Daurada-, Marta Farrero, considera que se empiezan a recoger los frutos de una tarea iniciada hace años, "especialmente con el golf y el cicloturismo". Además de Cambrils y Salou, las nuevas instalaciones estrenadas en los Juegos Mediterráneos han puesto a Tarragona ciudad en situación de competir en este mercado.

En su última comparecencia pública, el comisionado de los Juegos, Javier Villamayor, avanzó que el Patronato Municipal de Deportes será el responsable de la gestión deportiva de las instalaciones del anillo mediterráneo -que integra la pista de atletismo, el Palacio de Deportes y la nueva piscina olímpica, entre otras- y la Empresa Municipal de Desarrollo Económico se ocupará de la explotación de los espacios y de captar nuevos ingresos y negocios. El alcalde de Tarragona, Josep Félix Ballesteros, ya ha avanzado su interés por acoger un Centro de Alto Rendimiento (CAR) y los estudios para licenciados en Educación Física (INEF).

El 'sello' cultural como red de seguridad

El Patrimonio romano de Tarragona ciudad le ha permitido aguantar mejor la tendencia a la baja del turismo en este 2018. Según los datos que maneja el Patronato de Turismo, la ocupación desde el 15 de junio al 15 de septiembre apenas ha bajado un punto (78%) y se han registrado 700.000 pernoctaciones (-2%). "Hemos resistido, que no es poco tras un año de récord", resume Ángel Arenas, gerente del Patronato de Turismo. No obstante, pese a los registros oficiales, la percepción de los agentes turísticos de Tarragona ciudad y Reus, -que también ha resistido mejor gracias a la ruta del Modernismo y al prestigio de sus comercios-, no coincide con la valoración institucional. Según fuentes cualificadas del sector hostelero de Tarragona, "el número de visitas a los monumentos puede haber aumentado, quizá porque el clima ha estado más revuelto, pero nosotros hemos notado una mengua en los ingresos, sobre todo en julio".