El Port arranca un fuerte ciclo inversor para afrontar la próxima década

La inversión para 2019 supera los 25 millones de euros, la más alta de los últimos seis años

El Port se prepara para seguir siendo competitivo en los próximos años. FOTO: CEDIDA.
Roberto Villarreal / Tarragona

Tras una ligera caída en los tráficos y en los ingresos respecto al espectacular balance de 2017, la nueva presidencia del Port afronta importantes inversiones -como la ZAL, Puerto Centro o la nueva zona de cruceros en el muelle de Balears- cuyo objetivo es mantener y consolidar al Port de Tarragona entre los grandes puertos españoles. En la actualidad, con 32,4 millones de toneladas movidas en 2018, Tarragona ha perdido una posición tras Bahía de Algeciras (107,1), Valencia (76,6), Barcelona (67,8), Bilbao (35,6), Cartagena (33,7) y Huelva (33,1), todavía muy por delante de Las Palmas (26,9).

La inversión prevista en 2019 alcanza los 25 millones de euros, la más alta de los últimos seis años. "Éste -explica el nuevo presidente, Josep Maria Cruset, va a ser el año del inicio de la ejecución de las infraestructuras que marcarán el nuevo crecimiento físico del Port en la zona de Actividades Logísticas (ZAL), en la nueva área de cruceros del muelle de Balears, y en el Puerto Centro de Guadalajara".

Los datos que maneja la Autoritat Portuària permiten ser moderadamente optimistas de cara al futuro si no se dejan de hacer los 'deberes'; las perspectivas de inversión superan ampliamente la serie histórica: en 2018 se invirtieron 18,5 millones de euros, por 17,3 en 2017, 14,2 en 2016 y 20,5 en 2015. En este sentido, según sus palabras, 2019 y 2020 se convierten en ejercicios fuertemente inversores que permitan afrontar la próxima década con garantías de permanecer entre las infraestructuras punteras -actualmente está en quinta posición- de Puertos del Estado. "Las inversiones de los últimos años, junto a las planificadas por 2019 y 2020, nos van a hacer más competitivos", augura el presidente.

El 'puerto seco' de Guadalajara, la Zona de Actividades Logísticas o la terminal de cruceros del Muelle de Baleares son algunos de los proyectos estrella

Después de varios años de retraso, -"derivados de la enorme complejidad administrativa de un proyecto de gran envergadura económica"-, la APT defiende que la futura ZAL ya ha alcanzado "velocidad de crucero": "La ZAL ha experimentado un gran salto adelante en los últimos meses; está en exposición pública y en abril intentaremos llevarla a la Comisión de Urbanismo y en verano prevemos la aprobación definitiva". En cuanto a la salida de mercancías por el 'tercer fil' ferroviario, aunque es difícil de estimar "lo que se ha perdido desde 2011", desde el Port advierten un cambio de tono en la Comisión Europea y confían en que su ejecución sea inminente.

La otra gran reivindicación de Cruset de cara a los próximos años pasa por una mayor autonomía en la gestión, con mecanismos y herramientas de funcionamiento sujetas a los controles necesarios en un ente público, pero que a la vez permitan una cierta flexibilidad. "Nos movemos en un entorno de mercado puro y duro. Nuestro margen de maniobra está ligado a los buenos resultados, pero nuestra plantilla funciona como una Administración pública;  necesitamos un mayor equilibrio para competir", resume Cruset.

Año de consolidación

El Puerto de Tarragona cerró el pasado ejercicio con unos ingresos de 56,5 millones de euros. Aunque supone un descenso del 1,5% respecto al excepcional 2017 (57,4 millones) marca una cifra sobresaliente en la serie histórica, muy por encima de los ejercicios anteriores de 2016 (8% más que sus 52,3 millones) o 2015 (8,5% más sobre 51,8 millones).

En materia de tráficos sucede algo similar. La Autoritat Portuària de Tarragona registró movimientos de 32,4 millones de toneladas (-4,8%)  tras la cifra récord del año 2017 en que alcanzó los 34 millones de toneladas. El resultado de los tráficos en 2018 supone, sin embargo, una aumento del 2,9% frente a los registros de 2016.

El Puerto de Tarragona cerró el pasado ejercicio con unos ingresos de 56,5 millones de euros

La bajada coyuntural de algunos tráficos específicos (fuel, gasoil, gasolina, carbón, animales vivos...) se ha visto compensada por la diversificación con el buen comportamiento de otros como los cereales y piensos -que ha superado la barrera de los cinco millones de toneladas, un millón más que en 2017-, frutas, hortalizas y legumbres, productos siderúrgicos, la pasta de papel, la sal común (repunta fuerte con casi 700.000 toneladas) o el asfalto, entre otros.

Las caídas más significativas afectan al fuel, gasoil y gasolina, con aproximadamente 3,8 millones de toneladas, casi dos millones menos que en 2017, lo que significa una bajada de más del 33%. El resultado es negativo también respecto a 2016 con un millón de toneladas menos (-18 %) y todavía peor frente al 2015 con 2,2 millones de toneladas por debajo.

También destaca la bajada del transporte de animales vivos (-34% frente a 2017 y -15% respecto a 2016), con "un fuerte impacto de la pérdida del mercado turco y de la compra de animales en el sur de España, que lógicamente salen por los puertos del sur", razona Cruset, que pese a las ligeras caídas apuntadas realiza un balance positivo del ejercicio y lo considera un escenario de "consolidación" como punto de partida para el próximo salto en el crecimiento del Port.

Doble de impacto económico que Barcelona

Con un resultado de explotación de 8,7 millones de euros (ebitda en torno a los 31,4 millones), cash flow de 29,9 millones de euros y un endeudamiento reducido hasta los  54,7 millones, el Port se mantiene como un agente económico de primer orden. Si se analiza el vínculo con su hinterland inmediato, el Port de Tarragona puede alardear de tener más del doble de impacto económico sobre su área de influencia que el de Barcelona, que mueve unas 12 toneladas por habitante frente a las 41 de la infraestructura portuaria tarraconense. En términos de Producto Interior Bruto (PIB), Barcelona alcanza las 420 toneladas por cada millón de euros de PIB, mientras que Tarragona triplica sobradamente ese cifra y se va hasta las casi 1.400.

El Port de Tarragona puede alardear de tener más del doble de impacto económico sobre su área de influencia que el de Barcelona

Los ingresos del puerto vecino suben a 1.100 euros por cada millón de euros de PIB, un ratio que en el Port de Tarragona llega hasta los 2.400 euros. En este contexto se entiende pueda duplicar la riqueza generada por habitante: 71 euros anuales frente a los 31 de la ciudad condal. Estas cifras deben valorarse en su justa medida: el Port de Barcelona movió en 2018 70 millones de toneladas (en Tarragona fueron 32,5) y facturó 173,5 millones de euros (56,5 en Tarragona).

Las cifras anteriores se han calculado a partir de una población estimada en el área del puerto barcelonés de 5,5 millones de habitantes con un PIB de 157.000 millones de euros. Tarragona está a años luz de esos parámetros con apenas 800.000 habitantes y 23.500 millones.

Principales inversiones 2019

  • Primera fase de las obras de la terminal intermodal Puerto Centro (Guadalajara). 1,95 millones de euros sobre un total de XX.
  • Primera fase del área de cruceros en el muelle de Illes Balears. Un millón de euros sobre un total de 25.
  • Restauración Red Natura 2000.
  • Accesibilidad a la Zona de Actividades Logísticas (ZAL). 300.000 euros de los 9 millones que supone el proyecto global.
  • Edificio de formación en el muelle de Rioja. 1,2 millones de euros.
  • Rehabilitación del antiguo edificio de oficinas de la Autoritat Portuària. 2,5 millones de los 5 del presupuesto total de la restauración.
  • Digitalización del sistema de entregas de agroalimentarios que se pondrá en marcha 2020 para mejorar la operativa logística y reducir el tiempo de espera de los transportistas. 170.000 euros.

Principales inversiones 2018

  • Rack y urbanización del muelle de la Química. 3,4 millones de euros.
  •  Campa de vehículos de la futura ZAL. 1,9 millones.
  • Adquisición de los terrenos para la terminal intermodal Puerto Centro (Guadalajara). 3,5 millones.
  • Equipamiento del muelle de Cantabria con equipamientos y servicios del mar. 2 millones.
  • Pasarela peatonal sobre las vías del ferrocarril en Tarragona centro. 1,9 millones.
  • Paseo marítimo Platja Miracle. 900.000 euros.