El sector químico prevé incrementar su cifra de negocios un 4,6% en 2018 y un 2,6% en 2019 hasta los 67.700 millones €

Pese a la desaceleración global iniciada en la segunda parte del año, el ejercicio 2018 presentará a su cierre buenas cifras de crecimiento en producción, cifra de negocios, exportaciones y empleo

La asamblea general de Federación Empresarial de la Industria Química Española (Feique) ha analizado el sector químico. FOTO: CEDIDA.
Redacció / Madrid

Según las previsiones presentadas hoy por el nuevo presidente de la Federación Empresarial de la Industria Química Española (Feique), Carles Navarro (BASF), elegido como máximo representante de la Federación durante la celebración de su Asamblea General, el sector químico español (CNAEs 20 y 21) registrará un crecimiento estimado de su cifra de negocios del 4,6% al cierre de 2018, que será del 2,6% en 2019, alcanzando un valor de 67.720 Millones € al término de ambos ejercicios. Así, el sector habrá acumulado un crecimiento total en el periodo 2007 - 2019 del 36,1% (18.000 millones de euros de incremento), continuando de este modo la positiva trayectoria que registra desde 2013.

Estas previsiones de la cifra de negocios se asientan principalmente en el incremento del volumen de producción - que ascenderá al 2,6% en 2018- impulsado tanto por la evolución del consumo interno y de los sectores demandantes como por el comportamiento de la demanda internacional.

En 2019 se prevé un crecimiento productivo del 1,7%, condicionado por la evolución del precio del petróleo, las políticas comerciales proteccionistas y la propia evolución de una economía española, afectada por unos precios energéticos que lastran de forma general la competitividad de las actividades productivas, y por las incertidumbres de la política fiscal.

El precio del petróleo está siendo uno de los principales factores de desaceleración global. En el caso de España y de la mayoría de los países comunitarios, el alza del crudo tiene un efecto negativo inmediato tanto en el consumo como en los costes y en la competitividad de las empresas.

La demanda internacional de productos químicos continúa siendo muy potente, manteniéndose una proyección de crecimiento a largo plazo entorno del 4,5% anual

Es previsible que el barril de Brent se mantenga en la banda de los 80 dólares hasta final de año, pero no es descartable que los países de la OPEP establezcan nuevas restricciones de oferta para 2019, que podrían trasladar un precio de entre 85 y 90 dólares, lo que seguiría presionando a la economía global. En este sentido, Navarro ha señalado que sería positivo avanzar en las negociaciones de un Acuerdo de Libre Comercio con EEUU y facilitar el acceso de la Unión Europea al petróleo y el gas norteamericanos.

Así, el presidente de Feique ha señalado que, independientemente de los detalles concretos, uno de los intereses básicos para Europa -y muy especialmente para España- es la inclusión del Gas Natural Licuado entre los elementos esenciales del acuerdo. Por una parte, para eliminar las barreras administrativas que los Estados Unidos tienen establecidas para la exportación de GNL (y de otros productos energéticos) y, por otro, para ahuyentar la aplicación de aranceles o de otros instrumentos de política comercial que pudieran desincentivar los intercambios comerciales.

A pesar de lo anterior, la demanda internacional de productos químicos continúa siendo muy potente, manteniéndose una proyección de crecimiento a largo plazo (hasta 2030) en el entorno del 4,5% anual. Por último, y analizando la evolución histórica de los mercados, aunque la principal área de destino de las exportaciones sigue siendo la Unión Europea -58,9% del total-, la industria química española ha mejorado sustancialmente su posición en los mercados extracomunitarios, que ya acogen el 41,1% de las exportaciones frente al 29% que representaban en el año 2000. En los últimos 17 años las exportaciones han ganado competitividad diversificando los mercados, especialmente en países como Estados Unidos, Canadá, China o Suiza, donde han ganado terreno de manera relevante.

Récord histórico de 200.000 empleos en 2018 

La industria química continúa consolidándose como uno de los sectores industriales más dinámicos en la generación de empleo estable y de calidad. En 2017, el número de trabajadores alcanzó los 193.500 asalariados directos y una generación total de 658.000 puestos de trabajo contabilizando los empleos indirectos e inducidos, lo que supone que un 3,5% de la población activa ocupada depende del sector químico.

En 2018, el empleo, y en línea con el comportamiento productivo, crecerá previsiblemente un 3,5% respecto a 2017 y superará los máximos del sector alcanzando los 200.000 asalariados, lo que supondrá, a su vez, un empleo total generado superior a los 680.000 puestos de trabajo. Sin embargo, en 2019 se espera un estancamiento del número de asalariados, por lo que el presidente ha reclamado que se desarrollen políticas activas para impulsar la contratación en los sectores industriales y la competitividad de las empresas.

En este sentido, se ha mostrado preocupado por el impacto de las medidas fiscales anunciadas por el Gobierno y, especialmente, por la posibilidad que se destopen las cotizaciones: "Abogamos, por tanto, por políticas que induzcan el desarrollo industrial y al incremento de la contratación en el sector sobre el que se asientan las economías más sólidas", ha señalado Carles Navarro.

El presidente de Feique ha incidido también, durante la presentación de las previsiones sectoriales, en la necesidad de que la política industrial esté situada en el mapa de prioridades del Gobierno y de los diferentes partidos políticos si se persigue que España sea un país capaz de generar empleo estable y de alta cualificación, empresas de elevado valor añadido y un tejido productivo intensivo en innovación y con vocación exterior.

En este sentido, el presidente de FEIQUE ha insistido en la necesidad de desarrollar una Agenda Estratégica Industrial y la propia agenda sectorial del sector químico, que actualmente ultiman con el Gobierno.

Entre las variables que dependen de la acción del Gobierno, uno de los principales factores de competitividad clave para materializar el fortalecimiento industrial en nuestro país será disponer de unos costes energéticos competitivos para la industria, objetivo que -ha asegurado el presidente de Feique-, debe ser el eje de la futura Ley de Transición Energética y Cambio Climático.

La innovación, el futuro

El presidente de Feique ha querido incidir también en la relevancia de la I+D para la industria química española, un factor de competitividad clave y uno de los ámbitos en los que es especialmente activa. De hecho, es el sector industrial que actualmente destina más recursos a la Investigación y el Desarrollo, acumulando en sus empresas una cuarta parte de las inversiones que la industria española destina en conjunto a esta área. También lidera el empleo de personal investigador ya que el 22% de los que trabajan en empresas industriales lo hace en una empresa del sector químico.

Respecto a la Innovación, el sector lidera el gasto e inversión industrial situándose por encima de los 1.500 millones de euros anuales, lo que supone una inversión del 12,2% sobre el valor añadido, 5 puntos más que la media industrial (7,2%) y 6 veces más que la media nacional (1,9%). Asimismo, Navarro ha incidido en la necesidad de impulsar la digitalización y las áreas de innovación de futuro a través de las Plataformas Tecnológicas Sectoriales como instrumentos clave para dinamizar la I+D+i. "Más allá de las herramientas que desarrolle la Administración Pública, creemos firmemente que se deben potenciar las Plataformas Tecnológicas Sectoriales, como en nuestro caso SusChem España, ya que constituyen un punto de encuentro entre las empresas y las entidades públicas y privadas de servicios de I+D+i. La colaboración público-privada es esencial para promover la actividad innovadora de las empresas en los ámbitos de digitalización y en áreas de innovación avanzada que permitan poner en valor todo el potencial de la investigación de este sector".

En esta línea, el presidente de Feique ha querido mencionar que los importantes retos que debe asumir Europa en su conjunto para evolucionar hacia una economía baja en carbono y circular sólo serán posibles avanzando en la innovación química, que resulta especialmente relevante en ámbitos como la generación y almacenamiento de energíasrenovables, la eficiencia energética, la captura de CO2, el desarrollo de biomateriales o la producción aditiva.

Así, el presidente ha anunciado que desde Feique se está trabajando, junto a otras asociaciones químicas europeas y el Consejo Europeo de la Industria Química (CEFIC) en la configuración de una Agenda 2050 de la industria química que se presentará el próximo año y en la que se analizan, a nivel global, los principales ámbitos en los que el sector deberá trabajar para seguir dando respuesta a las soluciones que demanda la sociedad.