RRHH

¿Y qué dices que le vas a recomendar a tu hijo que estudie?

¿Es la nota de corte de las pruebas de acceso a la universidad un indicador indirecto de las profesiones futuras que seremos capaces de desarrollar?

Javier Fañanás

Director de proyectos y consultor


www.smart-management.es

 

Llega un momento en que no puedes silenciarlo más. Sí, llega un momento en que tus amigos y conocidos descubren que trabajas en Recursos Humanos. Una vez superado el shock inicial, tomadas las debidas precauciones para evitar contagio, eliminada la mácula de comeobreros a base de demostrar que sabemos hacer más cosas, deciden transformarlo en una oportunidad de asesoría laboral gratuita (lo siento, no me sé el Estatuto de memoria ni las sentencias que lo han interpretado en casi 40 años), coaching de carrera, contacto de headhunters (principalmente cuando pierden su trabajo, fíjate tú qué casualidad), etc. Y ahora que hemos ido cumpliendo años aparece otra vertiente nueva: asesor de carreras universitarias, con el formato "oye, tú que estás al tanto de las tendencias futuras de las empresas, ¿qué le digo a mi hijo que estudie? ¿Matemáticas para trabajar en Big Data? ¿Seguirá teniendo trabajo si estudia ADE? ¿Comunicación y Marketing? etc"

Como es tiempo postnavideño no nos engañemos: eso es solo alimento para mi ego, y nada más que un placebo porque la respuesta honesta es que no tengo ni idea. Con los años hemos desarrollado habilidades en forma de muletillas que nos permiten salir del paso: "lo que le haga feliz", "no sabemos cómo va a ser el futuro, lo importante es que esté bien preparado", "el mundo es de los que pelean fuerte, y para eso es muy importante la actitud, tanto o más que lo que estudie", etc. Yo personalmente estoy muy desconcertado porque me doy cuenta de la velocidad con que cambia el mundo y de los esfuerzos ímprobos que hacemos todos para casar la realidad con las predicciones que hicimos hace 20 años - bueno, en general predicciones que hacían otros y nosotros nos hemos sumado; y si eres de los que ha acertado alguna, mi enhorabuena, espero que haya sido fruto de una reflexión y no de la misma lógica con que elegimos la apuesta de la Primitiva.

Dejemos la retórica y metámonos en harina: comparto una lista de 20 empleos futuros que serán fundamentales. Lo ha desarrollado la consultora británica Fast Future y lo he visto en el portal mejicano Universo Laboral. Son estos:

1. Body Part Maker (Fabricante de partes del cuerpo)

2. Nanomédico

3. Pharmer of Genetically Engineered Crops and Livestock (mezcla de granjero y farmacéutico)

4. Especialista en bienestar de la tercera edad

5. Memory Augmentation Surgeon (Cirujano de aumento de memoria)

6. Experto en ética científica

7. Pilotos, arquitectos y guías turísticos espaciales

8. Granjero vertical

9. Especialista en reversión del cambio climático

10. Ejecutor de cuarentenas

11. Policía del clima

12. Abogado virtual

13. Avatar Manager / Devotees - Virtual Teachers (Profesor virtual)

14. Ingeniero de vehículos alternativos

15. Narrowcaster

16. Controlador de datos personales

17. Organizador virtual

18. Banquero o inversor de tiempo

19. Ayudante en redes sociales

20. Gestores personales de marca

¿Qué? ¿Cómo se te ha quedado el cuerpo? ¿Preparado para decirle a tu hijo que se dedique a la mejora de técnicas hidropónicas para ser granjero vertical? Más allá de la componente especulativa, parece obvio que hay varias líneas estratégicas en este proceso: avances en biomedicina, medio ambiente y usos personales y profesionales de la internet futura. Por cierto, ¿será esa internet tal como la conocemos hoy, pero mejorada? Tú ya veías hace 20 años que hoy estaríamos en un estado de evolución como el actual, ¿no? Pues yo no, aunque intuía el potencial, y por esa regla de tres preveo una mejora exponencial respecto a lo que conocemos hoy; por tanto, se trata más de abrir la mente en un entorno VUCA y prepararnos para lo que algunos autores llaman futuro exponencial, cambios a velocidad vertiginosa imposibles de prever para muchos de nosotros pero que sabemos que se producirán, y ahí ya tenemos algo ganado.

Y aquí me vas a hacer un regate en corto diciéndome que esa lista y cualquier otra puede estar sesgada por no haber considerado, o por haber sobreestimado, el impacto de la robotización. Absolutamente cierto; es un factor de impacto potencial enorme que abre un abanico enorme de posibilidades y retos, y de amenazas como no puede ser de otra manera. Si te interesa el tema del futuro del trabajo en el mundo te recomiendo un estudio de McKinsey Global Institute, "Jobs lost, Jobs gained: Workforce transitions in a time of automation" publicado en Diciembre de 2017. Es demasiado profundo y prolijo para resumirlo en este breve artículo, y me conformo con enunciar los seis ejes de pensamiento que exponen:

  1. Las nuevas tecnologías, incluyendo inteligencia artificial y robótica, generarán un impacto en productividad y crecimiento económico que hoy es imposible de planear, no tanto por el contenido sino por el ritmo de aplicación de los cambios. El 60% de los trabajos tiene como mínimo un 30% de contenido susceptible de ser automatizado. No nos rasguemos las vestiduras porque a su vez se crearán muchos nuevos empleos inexistentes hoy; esto no parece una suposición infundada si analizamos el impacto de las revoluciones industriales en el empleo y la explosión demográfica de los últimos 150 años.

  2. En función del país, y del grado de desarrollo industrial sobre todo, hasta un tercio de los empleos actuales puede desaparecer en 2030. Si consideramos que es una perspectiva demasiado alocada y nos quedamos en la mitad, eso implicaría la destrucción de unos 375 millones de empleos. Es obvio que a mayor salario mayor incentivo para la automatización, por lo que el impacto en Europa Occidental y Norteamérica será más elevado.

  3. El progreso tecnológico impulsará la productividad y el crecimiento de las economías, sustrato para la generación de nuevos empleos. A mayor ingreso, mayor consumo y más cuidado sanitario para una sociedad envejecida, más inversión en infraestructuras y energía, etc, es decir, nuevas oportunidades para los desplazados por la automatización.

  4. Muchos de esos 375 millones de personas requerirán una adaptación a la nueva realidad, que pasará por el aprendizaje de uso de nuevas máquinas pero también nuevos niveles educativos, o el uso de habilidades sociales y emocionales hoy no fundamentales; estaremos viviendo en un nuevo paradigma en definitiva.

  5. En las economías avanzadas probablemente continuará la polarización de ingresos, con mayor demanda de trabajos de alto nivel mientras los de medio nivel decaen; la utopía del pleno empleo podría producirse en determinadas circunstancias, que si no se producen podría conducir a una presión descendente de salarios. En cambio, en las economías emergentes verán un incremento de empleo para la clase media.

  6. Los gobiernos y reguladores deben hacer frente no solo al reto de la educación sino también al de la formación durante el trabajo y otros desarrollos competenciales. En cualquier caso, la mejor receta para crear empleo, como se ha probado repetidas veces, es generar crecimiento económico.

Decía Alvin Toffler, escritor y futurista, que "los analfabetos del siglo XXI no serán los que no sepan leer y escribir sino aquellos que no puedan aprender, desaprender y reaprender". La utilización de la cita es ventajista por mi parte porque es de la década de los 70 y no se refería exactamente a este escenario, pero lo suscribo al ciento por ciento adaptado a la necesidad educativa y competencial que se generará.

Hasta aquí una lectura en clave continuista, si bien hay otras que plantean escenarios con muchas más dudas:

  • No habrá pleno empleo; al contrario, habrá mucho desempleo o empleo muy selectivo, con una gran masa de desempleados que no podrán reemplearse. ¿Tendremos que instaurar una renta mínima universal? ¿Universal o solo en los países desarrollados?

  • ¿Continuaremos polarizando el mundo y poniendo puertas al campo o tomaremos medidas drásticas sobre la migración masiva que se producirá? ¿Qué tipo de medidas porque parece que las disuasorias no tienen efecto?

  • Hasta ahora cada revolución industrial ha supuesto el florecimiento de nuevos puestos de trabajo al ritmo que desaparecían los antiguos, con una masa laboral que se adaptaba a ellos. ¿Y esta vez será igual? ¿Os suena lo de rendimientos pasados no garantiza rendimientos futuros?

  • La robotización y la inteligencia artificial traerán una reducción drástica del nivel salarial promedio, y un empobrecimiento de la población que conducirá al deterioro del estado de bienestar entre otras consecuencias.

  • La medicina alargará la esperanza de vida, y en mejores condiciones. Sí, me preocupa quién pagará mi pensión pero más todavía el rol futuro del Estado, que no podrá ser garante de muchas prestaciones que hoy damos por asumidas ad eternum. Como europeos, y como españoles en particular, disfrutamos de un estado de bienestar no sostenible; es decir, además de vivir más se nos hará más largo.

  • ¿Existirán los estados tal como los conocemos hoy? Más allá de las derivas soberanistas en forma de pequeños estados se impone una reflexión macro en que el sentido de pertenencia no sea a una bandera o una historia pasada. ¿Veremos el resurgir de las clases y las castas? ¿Admitiremos que quizás no todos los ciudadanos sean iguales? Debo confesar que estas cuestiones me generan pereza neuronal, supongo que como a todos esos que hemos vivido un tiempo más oscuro en modo dictadura.

Una última reflexión: ¿es la nota de corte de las pruebas de acceso a la universidad un indicador indirecto de las profesiones futuras que seremos capaces de desarrollar? Aquí tienes las de este año en las universidades públicas: doble grado en Física y Matemáticas, Medicina, Biotecnología, doble grado en Ingeniería Informática y Matemáticas, ... Parece que nos perfilan un futuro en que muchos de los trabajos que incluía en el listado inicial de este articulo podrían encuadrarse, o sea, el futuro que algunos soñadores imaginaban está llegando y nuestros hijos ya lo han visto. Para ser honestos, esto no implica que los mayores talentos hayan elegido esas carreras pero sí que el nivel promedio de ellas sea el más alto. Ahora toca desarrollarlo en beneficio de la sociedad, sin filtros.

No quiero terminar sin citar otra frase muy adecuada de otro pensador, el matemático Alan Turing: "Solo podemos ver poco del futuro, pero lo suficiente para darnos cuenta de que hay mucho que hacer".

Pues nada, ya has llegado al final y tienes más dudas que certezas, un hábito en mis artículos. No contento con eso termino con dos ruegos: por un lado, cuando tu hijo te pregunte anímale a que estudie lo que quiera, siempre abierto a nuevas alternativas y experiencias, pero que estudie y que no se desmotive si su trabajo futuro no tiene que ver con lo que está estudiando o con lo que aspiraba a ser; existen multitud de ejemplos ilustres de éxito en una profesión diametralmente diferente a sus estudios (se puede llegar muy lejos siendo registrador de la propiedad por ejemplo), o directamente sin estudios universitarios (Jobs, Zuckerberg y Gates son bien conocidos, pero hay muchos otros tales como Ek -Spotify, Ferdowsi - Dropbox, Kamen - Segway, etc). Por otro, sigue preguntándome sobre lo que quieras; esto del abuelo cascarrabias es solo una pose cuando en realidad me encanta discutir de estos temas.